Los países de América Latina y el Caribe se comprometen a reducir contundentemente las nuevas infecciones por VIH y a promover los derechos humanos