La atención primaria pudiera prevenir principales causas de muerte